martes, 22 de marzo de 2011

It's not Russian Roulette, it's Russian Toilette.

Se nota mucho cuando una persona odia a otra. Está claro que cuando una persona odia a un objeto necesita que el resto del mundo lo sepa y hace méritos para que eso pase. Sin embargo, cuando una persona odia a otra, pese a que tiene la misma necesidad de que el mundo lo sepa, es todo mucho mas...sutil.

Si mi entrada anterior era para no caer en el pecado de la gula, esta es para no dormirme antes de comer.

1 comentario:

Víctor Manuel Leiva Linares dijo...

Qtal, he leído poco lo que sea que escribes por aquí (aún no he logrado meterlo en ninguna etiqueta, quizás en eso radica su interés), pero me gusta, así que no lo dejes. Te seguiré leyendo...