domingo, 30 de agosto de 2009

Let's boogie.

Al lado de la puerta de la cocina hay una fila de hormigas. Es tarde, me he levantado a por agua. No quiero matarlas, pero como no desaparezcan no seré capaz de volver a dormir.
Tengo en la mano algo que acabará con ellas. Cuando lo use, su olor entrará por mi nariz, recorrerá todo lo que tiene que recorrer, toseré y pensaré que tengo un año menos de vida.
Antes de exterminarlas me agacho y las observo. Son más distinguibles que los orientales. Se nota quienes son las que mandan, de hecho, creo que he visto a una pegar a otra, incluso echarle la bronca con un casco militar en lo que sea que es su cabeza...
De verdad que no quiero matarlas...pero es que...se las ve con cara de estar preparando una revolución desde dentro...

2 comentarios:

Sophie dijo...

Es más gracioso tu texto xD Empiezas y ya te arrepientes de lo q vas a hacer, porq lo vas a hacer, es inevitable y lo sabes, pero aún así se nota que sientes compasión. Un holocausto en tu cocina y una dictadora que siente lástima, qué cosas xD.

Hitler se avergonzaría de tí.

Pero yo estoy muy orgullosa ^^ que le jodan al nazi

JoseC. dijo...

A mi una vez me mordio una hormiga, asique definitivamente son unas rebeldes, temelas pues un dia tomaran el poder... ;)

Saludos!